Ante la ola de violencia que azota El Salvador y que tiene en jaque al gobierno, el presidente Nayib Bukele advirtió a las pandillas que si incrementan los homicidios en el país, quitarán la comida en las cárceles donde se encuentran presos.

La criminalidad de las pandillas ha ido en aumento y pese a las medidas dictadas, no se ha logrado contener a unos 23.000 miembros de dichas estructuras, según estima Bukele.

Voy a aprovechar la oportunidad para enviarle un mensaje a los criminales: ustedes desatan una ola de criminalidad y nosotros quitamos la comida en las cárceles, así que mejor estense tranquilos y déjense arrestar”, dijo Bukele.

También puedes leer: Aeropuerto Jorge Chávez opera con normalidad pero pide a pasajeros tomar precauciones por inmovilización social

Fue durante un evento de graduación de 205 alumnos de la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP) que fue transmitido por redes sociales. “Por ahí andan rumores que se quieren empezar a vengar de la gente honrada al azar, hagan eso y no habrá un tiempo de comida en las cárceles. A ver cuánto tiempo duran sus homeboys (pandilleros) allá adentro”, advirtió.

“Les juro por Dios que no comen un arroz. No me importa lo que digan los organismos internacionales, que vengan a proteger a nuestra gente, que vengan a llevarse a esos pandilleros si tanto los quieren, los entregamos todos”. sostuvo el presidente.

Para el mandatario, las pandillas son el “brazo armado” de las organizaciones humanitarias, comunidad internacional y partidos opositores. El domingo también lanzó esta acusación y publicó que también son “socios de los pandilleros” la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y los periodistas.

En la cárcel

El Gobierno ha realizado masivas detenciones de supuestos pandilleros, en lo que ha denominado una “guerra contra las pandillas”, como lo hicieron sus antecesores.

Las fuerzas de seguridad han capturado a 5,747 supuestos pandilleros, mientras familiares de los detenidos buscan información y han denunciado agresiones. El Congreso suspendió, a petición de Bukele y sin ningún estudio o discusión, varios derechos constitucionales.

Share.

Leave A Reply